Mundo Mama-ía

¿Tarde de sábado soleada? Hora de un picnic.

Hay muchos planes divertidos para hacer los fines de semana soleados. Uno de ellos es el picnic. Su imagen es universal; cierra los ojos e imagina. El mantel de cuadros, la canasta de mimbre, los sándwiches, snacks, dulces, tortas, caramelos, montaditos y tapitas que se ubican alrededor del mantel, las flores, el viento, el sol y el árbol que da sombra al entable. Todo esto genera un ambiente particular que es imposible sentir en cualquier otra actividad. ¿No creen?

Primero, se debe escoger el lugar. Lo mejor es trasladarse al campo o a las afueras de la ciudad, y asegurarse que haya un paisaje verde y natural que haga aún más especial el momento. También es importante tener listo desde horas antes la comida y la bebida, y que sea seleccionada para poder comerla fría y a cualquier hora del día. El momento perfecto para un picnic es al mediodía, en la cual el sol está en su máximo esplendor y el cielo es más azúl, además los asistentes siempre tienen hambre y hay energía para disfrutar de las diferentes actividades típicas de éste.

Para empacar ¡Importante! un mantel -ya sea de cuadros, para que corresponda a la tradición del picnic, o de cualquier tipo pero que sea grande-, la canasta con la comida, snacks, dulces y las bebidas, cámara fotográfica para capturar los mejores momentos, algunos juegos como cartas, frisbee o dados y un bafle portable para poner música. Si tienes estos elementos, tu grupo de amigos y tu disposición ¡ya tienes tu picnic!

La pinta de los asistentes también es importante, pues aporta bastante al ambiente. Pero si no se tienen específicamente las prendas que te recomendamos, no es un problema. Lo esencial es que sea ropa cómoda, con la que tú te sientas a gusto. No es más. No obstante, se recomienda por un lado para las mujeres vestidos vaporosos -que pueden ser hasta los tobillos, pantorrillas o rodillas- de colores pastel, con bordados de flores y flecos. Usar anillos, pulseras, collares y balacas. En ocasiones se ve que se enredan flores en sus cabellos, o se tejen trenzas que adornan aún más la vestimenta. Como es un evento durante el día, las gafas de sol son un elemento básico. Primero porque la luz es molesta y puede dar justo en el rostro y segundo porque le da un toque especial a las fotos que se tomen -la cámara ya está empacada pues no hay picnic sin fotos -.

Depende de las prendas que se hayan escogido, se selecciona el tipo de gafas de sol a usar. Normalmente la preferencia de las asistentes a un picnic es utilizar ropa tranquila, de telas suaves y colores claros -un poco del estilo hippie-; si este es el caso, las gafas tipo aviador, tan comunes hoy en día, son perfectas. También se vale usar un lindo sombrero que proteja aún más las pieles femeninas del sol. El picnic es la oportunidad perfecta para utilizar todas las arandelas posibles, y lucir accesorios y elementos que las mujeres no se ponen a diario.

Para los hombres se recomiendan colores parecidos a los escogidos por las mujeres. Tienden a utilizar blue jean o bermuda, tenis y camisetas con cuello tipo V; algo bastante relajado para poder acomodarse en el pasto a charlar o jugar con un frisbee. De igual manera utilizan gafas y les interesa, en especial, todo lo que tenga que ver con el menú del picnic. En algunas ocasiones, son los responsables de la música -aunque al final termine siendo controlada por las mujeres-.

Por último, no olvides que los mejores planes terminan con un rico postre, así que antes de guardar el mantel de cuadros, comparte un irresistible brownie Mama-ía con la persona que estés y termina de pasarla genial. Está bien, mentimos, nadie es capaz de compartir un brownie Mama-ía, entonces para evitar inconvenientes lo mejor será llevar una media docena para ambos :D.

Pero como el picnic es una actividad para divertirse, nada es camisa de fuerza. Organízalo como mejor te parezca y pasa un buen rato con tus amigos, ese es el objetivo principal. ¡No te resistas y planea un picnic para este fin de semana!

Contacto